CÓRDOBA : MESTRE QUITÓ CONCESIÓN Y DESDE EL 1 DE AGOSTO CIUDAD DE CÓRDOBA DEJA DE PRESTAR SERVICIO

Desde esa fecha, los corredores 2 y 7 serán explotados por Ersa, Autobuses Santa Fe y Coniferal.

El intendente Ramón Mestre puso fin ayer a la incertidumbre generada respecto al futuro de la empresa Ciudad de Córdoba dentro del esquema de prestación del transporte urbano de pasajeros. En conferencia de prensa y tras una jornada de inminentes definiciones, el jefe comunal anunció que la Municipalidad dejó sin efecto la adjudicación de la firma que, desde hace más de 40 años, presta servicios en Córdoba y que desde marzo pasado es responsable de los corredores 2 y 7 tras haber participado de la licitación del servicio. Desde el primero de agosto y de manera definitiva Ciudad de Córdoba no será más prestataria del transporte en esta capital y sus líneas serán repartidas entre las privadas Ersa, Autobuses Santa Fe y Coniferal. Una decisión que, a rigor de verdad, se tomó para evitar el alto costo político que significaría para la gestión radical seguir con el procedimiento estipulado y otorgar los corredores a la firma que quedó segunda en el grupo, es decir, Ersa. Ocurre que tanto el propio Intendente como el viceintendente Marcelo Cossar están denunciados penalmente por el supuesto recibimiento de dádivas por parte justamente de la firma correntina. Además, en reiteradas oportunidades el presidente de la empresa en cuestión, Mariano Llabot, y los delegados acusaron públicamente al jefe comunal de favorecer a Ersa en detrimento de Ciudad de Córdoba. Lo cierto es que si bien aún no se informó en detalle como será la división de las líneas y cuántos colectivos más por cada empresa serán necesarios para cubrir esos trayectos, desde el municipio aseguran que el corredor azul seguirá funcionando con normalidad. “A las familias de los choferes, a los trabajadores quiero reiterarles que nadie va a perder su empleo. Yo cumplí con la palabra empeñada cuando transferimos los trabajadores a Tamse y nadie se quedó afuera”, dijo el Intendente. En tanto, el secretario de Transporte César Ferreyra aseguró que los 830 empleados que tiene la firma afectados al sistema urbano pasarán a ser trabajadores de las otras privadas y garantizó que en esa transferencia se respetarán los puestos y garantías laborales. En ese sentido, Mestre recordó que el municipio logró un traspaso ordenado cuando cedió parte de Tamse a la UTE Ersa-Autobuses Santa Fe y que buscará hacer lo mismo ahora. “Asumo el costo político de este cambio, hice todo lo posible para que Ciudad de Córdoba siguiera. Pido disculpas por las modificaciones en el sistema de transporte, no iba a ser fácil pero hicimos lo que ninguno de mis antecesores se animaron. No voy a aceptar las presiones de ninguna corporación, esos tiempos han terminado”, sentenció Mestre anoche. Incautación de bienes Si bien las autoridades municipales dijeron ayer que las empresas Ersa, Autobuses Santa Fe y Coniferal deberán disponer de colectivos para cubrir los nuevos trayectos, no se descartó que, de ser necesario, se puedan incautar unidades de Ciudad de Córdoba. El pliego de licitación contempla que el Ejecutivo puede incautar bienes para asegurar la prestación del servicio. Los números El decreto mediante el cual el municipio le quita la concesión a Ciudad de Córdoba esgrime como argumentos la delicada situación financiera que atraviesa la empresa, según se desprende de los resultados de la auditoría que se encargó desde el Palacio 6 de Julio. El informe indica que “la situación financiera ha desmejorado con respecto al ejercicio cerrado al 31 de diciembre de 2012”. El capital trabajo es negativo, casi 76 millones de pesos, y la liquidez corriente tiene tendencia a la baja. El documento indica que “a la fecha la empresa no dispone de fondos propios para hacer frente a sus obligaciones lo que explica la toma de anticipos de recaudación otorgados por el municipio para seguir funcionario. Sus recaudaciones propias no alcanzan a cubrir sus obligaciones elementales como salarios, aporte, contribuciones, impuestos, gasoil, seguros, etc”. Por otro lado, el Intendente dijo que la decisión de quitarle la concesión a la empresa se tomó luego de que se venciera el plazo para la presentación del plan de capitalización y que lo único que recibieron por parte de la concesionaria es un pedido de prórroga para elaborar ese documento. Además le exigieron conocer los resultados de la auditoría. Según consta en el decreto, “el plazo otorgado no es para la confección del plan de capitalización sino para la presentación de un plan que debió existir con anterioridad y sin necesidad de ser requerido, por la propia iniciativa de la Empresa, desde el momento mismo que presenta los primeros signos de deterioro económico”. Justamente, el plan exigido desde la comuna fue el último elemento que enfrentó al empresariado de Ciudad de Córdoba con los funcionarios. Según Llabot, la firma no estaba obligada a hacerlo ya que durante el proceso licitatorio había presentado la documentación necesaria para firmar el contrato de concesión definitivo por 10 años. UTA define acciones Anoche tanto los delegados de Ciudad de Córdoba como el secretario general de UTA, Alfredo Peñaloza, garantizaron la normalidad del servicio de transporte. No obstante, se declararon en estado de alerta y se espera que hoy resuelvan si habrá medidas de fuerza.

FUENTE: LA MAÑANA

Te puede interesar?

Alerta Meteorológico : Vientos Intensos con Ráfagas.

Zonas: Sudoeste de la provincia de Buenos Aires, Este de Catamarca, Noreste de Chubut, Oeste ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *