Apple y la obligación de sorprender

Lanzó nuevos productos de buen balance entre diseño y funcionalidad.

La empresa de Cupertino presentó novedades en un evento en el que, como siempre sucede, concitó la atención del universo tecno (también más allá de sus fronteras). Allí presentó dos nuevos modelos de su smartphone iPhone 6 y iPhone 6 Plus. Además, lanzó finalmente su tan rumoreado reloj inteligente, un sistema de pagos mediante el teléfono que reemplazará a las tarjetas de crédito, una nueva versión de su sistema operativo móvil y, como bonus track, anunció que el nuevo disco de U2 se podrá bajar gratuitamente desde su tienda iTunes hasta el 13 de octubre.

A pesar de todas las novedades enumeradas, desde ciertos sectores de analistas tecnológicos se escucharon críticas hacia la compañía de la manzanita, acusándola de “no haber sorprendido a nadie”.  Repasando lo develado por Apple, nos encontramos con que por primera vez el iPhone (vale recordar, el smartphone con pantalla táctil que inspiró a todos los que vinieron después) superó las 4 pulgadas de pantalla, para llegar a 4,7” y 5,5” en el iPhone 6 Plus, un equipo que inscribe a la compañía en la categoría phablet que fue inaugurada por el Galaxy Note, y en la cual Apple no estaba participando aún. A partir de ahora, enfrentará la competencia de otros importantes jugadores como LG, Sony, Nokia y Samsung, por supuesto.

Además del tamaño de sus nuevos equipos, resultan llamativos también en su diseño, ya que abandonan sus perfiles de paredes rectas para aplicar curvas, que por cierto resultan agradables a la vista. Desde luego, integran un hardware más poderoso que el antecesor (el 5s) con el procesador A8 de 64 bits a la cabeza, su capacidad de almacenamiento que llega hasta los 128 Gb y mejoras en su cámara principal.

Si bien el iPhone 6 probablemente no sea hoy el equipo con el hardware más potente del mercado, cabe señalar que no necesariamente ser el más potente significa ser el de mejor funcionamiento, ya que finalmente lo que realmente importa es cómo corre el sistema operativo y las aplicaciones sobre ese hardware. Es decir, la experiencia de uso es la clave: en este sentido, los equipos de Apple entregan siempre (o casi) una excelente integración hard-soft que logra que el teléfono fluya. Por este motivo es que la simple comparación cuantitativa de especificaciones técnicas no tiene mayor trascendencia.

Algo llamativo resultó también la llamada “Corona Digital”, esa especie de perilla giratoria que se ubica a la derecha del Apple Watch, la otra gran novedad de la empresa fundada por Steve Jobs. Por cierto, parece ser Apple la compañía que mejor ha entendido que si los consumidores compran un reloj inteligente no lo harán en primer término por su funcionalidad (aunque la tienen, por supuesto). Los de Cupertino dotaron a su smartwatch del glamour necesario para que sea considerado como un auténtico accesorio de moda, diseñado en dos tamaños (42 y 38 milímetros) y diversas presentaciones estéticas. Es eso lo que convertirá al Apple Watch en un dispositivo deseado: la gente querrá tener uno porque es bello, luego encontrará tal vez que contar con una especie de control remoto del smartphone en la muñeca puede resultar sumamente útil.

En definitiva, Apple hizo lo que sabe hacer, lanzar productos de buen balance entre diseño y funcionalidad. Eso ciertamente, no sorprende, pero ¿acaso es esa su obligación?

LA VOZ DEL INTERIOR.

Te puede interesar?

Llegan los Emojis Personalizados en WhatsApp : Cómo Crearlos.

Una novedad que tendrá enorme repercusión en la app de mensajería instantánea más popular: permitirá …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.