Denuncian a Curas de Córdoba por Presuntos Abusos Sexuales.

Daniel Vera relata por primera vez el infierno que dice haber vivido en 1986, a sus 17 años, cuando, según su testimonio, fue ultrajado por el entonces cura Walter Eduardo Avanzini. Otros tres testimonios con experiencias similares.

Daniel Vera acaba de cumplir 50 años y no se calla más. Hace unas semanas, tras leer el informe que publicó La Voz sobre exmonjas cordobesas que dijeron haber sido abusadas, tomó coraje y decidió relatar el infierno que asegura haber vivido a los 17 años en Arias, una localidad ubicada 360 kilómetros al sudeste de Córdoba Capital.

Vera relata que conoció al entonces cura Walter Eduardo Avanzini en 1985, por intermedio de su hermano, el ahora también exsacerdote Raúl Vera. Avanzini, luego de su etapa de formación en el Seminario Mayor de Córdoba y su ordenación en la diócesis de Río Cuarto, fue enviado a su destino pastoral en Arias.

Daniel, quien proviene de una familia muy católica, vivía a 53 kilómetros de esa localidad, en Canals, con su madre y su padre. Los domingos solía viajar a Río Cuarto para visitar a su hermano en el Seminario Mayor de esa ciudad. Fue en ese contexto que conoció a Avanzini, quien además de sacerdote era médico y oriundo de una localidad cercana, Sampacho.

“Cuando lo conocí, me pareció un dios. Era un tipo súper carismático. Yo quería ser como él”, recuerda Vera.

En 1985, Daniel cursaba cuarto año en el Instituto Belisario Roldán de Canals y ya soñaba con ser cura y misionero en África. Para sus padres, que se habían conocido dando catequesis, tener dos hijos religiosos no podía ser un regalo mejor, rememora.

Fue así como Daniel Vera y Avanzini se hicieron amigos. Al vivir en localidades vecinas, el adolescente empezó a visitar al cura en la parroquia.

“A veces, la Iglesia organizaba encuentros pastorales de jóvenes, y como él sabía que yo quería seguir sus pasos, me invitaba y yo viajaba”, detalla Vera. Y añade: “Me quedaba a dormir con él, en otra habitación”.

Daniel asegura que a veces, cuando se duchaba en la casa parroquial, Avanzini irrumpía en el baño para llevarle una toalla y lo veía desnudo. Afirma que en ese marco, el sacerdote le hizo una observación íntima, sobre su órgano sexual, aunque siempre dando la impresión de que se trataba de una preocupación médica.

“Me preguntó si no tenía problemas, porque tenía el prepucio largo”, expone Vera. Y agrega: “Como él era médico, no me hizo ruido lo que me dijo en ese momento. Pensé que era una observación profesional”.

En 1986, Daniel transitaba su último año en el secundario y su vocación por lo social crecía a pasos agigantados. Ya había decidido ser religioso y misionero. Su amistad con Avanzini continuaba, y su familia también se había encariñado con el sacerdote. Vera sostiene que en diciembre de ese mismo año fue invitado por Avanzini a un nuevo encuentro pastoral con estudiantes de Río Cuarto y Buenos Aires.

Firme en su decisión de ser sacerdote, el joven viajó a Arias ilusionado por compartir con otros adolescentes un nuevo encuentro pastoral, sin saber que ese diciembre, según sus palabras, le quedaría “marcado a fuego” para siempre.

Dice que una noche de mucho calor, Avanzini lo llamó a su habitación. Le explicó que quería saber cómo le estaba yendo con el resto de los estudiantes que estaban en la misión. Asegura Daniel que cuando ingresó a la habitación del cura, lo encontró en calzoncillos. Esa noche, según relata, ocurrió el abuso sexual que ahora denuncia públicamente.

Según el testimonio que Vera dio a este medio, el cura lo hizo sentar en la cama y empezaron a conversar. Luego de unos minutos, Avanzini lo abrazó y luego lo besó.

“Me quedé paralizado. Me empezó a manosear los genitales y a decirme cosas subidas de tono”. Luego, contó, “me dijo que lo penetre, pero yo no le hice nada”. Vera recuerda que Avanzini estaba muy excitado, pese a que no lo correspondió.

Mientras relata el episodio, Daniel se emociona, aunque reconoce que es la primera vez que lo puede decir sin llorar. No sabe cómo salió eyectado de esa habitación. Al día siguiente, Avanzini le habría advertido que se confesara. “Él –cuenta Vera– se hacía llamar ‘Papi’. No me preguntes por qué. Sólo recuerdo que me dijo que cuando me confesara no diga el nombre de Papi, porque lo podían castigar”.

Misión pastoral. Daniel Vera, en 1987 (Gentileza Daniel Vera).

Misión pastoral. Daniel Vera, en 1987 (Gentileza Daniel Vera).

A 33 años de esa traumática experiencia, Vera no sólo quiere visibilizar su caso a través de la prensa. Por medio de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Argentina, remitió una denuncia por escrito a la diócesis de Río Cuarto, dirigida al actual obispo, Adolfo Uriona.

Uriona, hace dos meses, suspendió a otro sacerdote que trabajaba en la localidad de Carnerillo, luego de que una mujer lo acusara de abuso sexual.

Vera fundó su denuncia en la legislación canónica vigente. Expuso los hechos que, cuenta, le ocurrieron con Avanzini, y pide una investigación. “Tenga por interpuesta formal denuncia contra el Pbro. Walter Avanzini por el delito de abuso sexual”, detalla en su presentación. Además, evalúa hacer una presentación en la Justicia penal de Córdoba.

Avanzini, aunque fue apartado del ministerio en 1998 luego de un escándalo público, y pese a encontrarse jubilado, es representante legal de un colegio de La Falda y brinda asesoramiento pedagógico a otra escuela de Colonia Caroya.

La Voz se comunicó con él para pedirle su punto de vista sobre las nuevas denuncias que lo involucran, pero manifestó que no tenía “ninguna intención de hacer una declaración” y colgó el teléfono. Luego se le envió un correo electrónico y un mensaje vía whatsApp, en los que se le hicieron conocer los puntos principales de la denuncia. Tampoco respondió.

 

 

 

La Voz del Interior.

Te puede interesar?

Mendoza,Covig-19 : Autorizó las Reuniones Familiares los Fines de Semana.

Lo anunció el gobernador, Rodolfo Suarez, y será confirmado mañana en un decreto. Estarán permitidas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.