Como el Petróleo: el Drama de Otra Industria con Millones de Barriles Sin Vender y que No Puede Tirar a la Basura.

Los productores de cerveza ya no tienen donde acumular los miles de millones de litros que no se están consumiendo por el cierre de bares y la cancelación de conciertos y festivales .

Un camión de carga de acero inoxidable baja por un camino de grava, sus 18 ruedas se detienen frente a un granero rojo brillante. Un hombre de Vermont en overoles rasgados emerge de la estructura y conecta una manguera gruesa a la parte trasera del camión. Lo que fluye no es combustible o alimento, como se podría sospechar, sino miles de galones de cerveza tibia. La escena se ha convertido en una especie de ritual matutino durante el último mes en WhistlePig, donde la destilería de la granja está recibiendo aproximadamente 6.500 galones de espuma rancia por día.

En la industria de la cerveza artesanal de US$29.300 millones, el colapso del consumo local casi de la noche a la mañana ha causado estragos en la cadena de oferta, lo que equivale a cientos de miles de barriles atascados en almacenes de distribución y estancados en cervecerías en todo el país. Toda esta cerveza sin ningún lugar a donde ir, excepto el desagüe.

La pandemia de coronavirus obligó a los bares de EE.UU. a cerrar antes de las dos mayores ocasiones de consumo de alcohol del país: El día de San Patricio y el torneo de baloncesto universitario “March Madness”. La cerveza destinada a esos eventos se está echando a perder en los establecimientos cerrados, y los cerveceros están tratando de recuperarla para poder rellenar los barriles antes de que se levanten las cuarentenas. Los ejecutivos dicen que la cerveza de barril se mantiene fresca entre dos y seis meses.

La Asociación de Vendedores de Cerveza de Estados Unidos estimó sus pérdidas en unos mil millones de dólares

La Asociación de Vendedores de Cerveza de Estados Unidos estimó sus pérdidas en unos mil millones de dólares

“Este fue el peor momento para que esto ocurriera con la cerveza de barril”, dijo a The Wall Street Journal Craig Purser, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Mayoristas de Cerveza, un organismo comercial. “Nunca habíamos visto una interrupción como ésta, en la que todo se congela en su lugar.”

Los problemas de la industria de la cerveza se intensificaron en marzo cuando aproximadamente 37,8 millones de litros fueron abandonados sin ser consumidos sólo ese mes. Eso es el equivalente a casi un millón de barriles. Aún más cerveza está atascada en los almacenes de los distribuidores, en tránsito desde otros países y en las cervecerías. La cerveza no vendida y que caduca podría costar a la industria cervecera hasta 1.000 millones de dólares, según la NBWA.

Tirar la cerveza sin usar no es una opción. Las regulaciones ambientales dicen que no se deben verter grandes volúmenes de cerveza por los desagües o en los ríos porque puede alterar el equilibrio del pH, reducir el oxígeno del agua y producir bacterias indeseables. Antes de decidir adónde va la cerveza añeja, los cerveceros o distribuidores deben acceder primero a decenas de miles de lugares cerrados, levantar los pesados barriles de las bodegas y equilibrar de forma segura los camiones que pueden estar transportando una mezcla de barriles llenos y vacíos.

Ricky Keeen, encargado del Hatfield House Bar de Belfast, en Irlanda del Norte, muestra su depósito repleto de barriles sin usar y con su fecha de vencimiento que se va acercando.

Ricky Keeen, encargado del Hatfield House Bar de Belfast, en Irlanda del Norte, muestra su depósito repleto de barriles sin usar y con su fecha de vencimiento que se va acercando.

“Esta es una patata caliente porque ninguno de nuestros negocios está preparado para recibir cantidades masivas de cerveza”, dice Dan Vorlage, jefe de marketing de MicroStar Logistics LLC, con sede en Denver, la mayor empresa de logística de barriles de cerveza de los Estados Unidos. “Se necesita el triple de camiones para transportar barriles llenos que los vacíos”.

MicroStar -cuyos clientes incluyen 1.000 cerveceros- planea tratar la cerveza con antiespumante y equilibrar el pH antes de enviarla a las autoridades de aguas de la ciudad para su posterior análisis y tratamiento para que pueda ser liberada en las vías fluviales.

La conversión en whisky

En Nueva Inglaterra, al menos, los cerveceros ahora tienen una opción, gracias a Jeff Kozak, director ejecutivo de WhistlePig. “Estamos tentativamente llamando al proyecto el ‘Gran rescate de la cerveza’”, dice sobre el plan para convertir el producto en whisky de alta gama. “Y ya hemos visto un interés significativo por parte de cerveceros y distribuidores”.

Vecinos notables, incluídos Harpoon, Lawson, Long Trail, y Hill Farmstead, ya han enviado producto a Kozak, gratis. Para ellos, en realidad es una ganga, ya que les ahorra los costos de desperdicio por galón en que incurrirían simplemente por arrojarlo. Igualmente vital es el valioso espacio que ganan sus instalaciones, donde los barriles pueden ser suplantados por las latas y las botellas necesarias para las ventas fuera de los establecimientos y las cajas de suscripción.

Los pubs y bares de buena parte del mundo permanecen cerrados y no se sabe cuando reabrirán sus puertas.

Los pubs y bares de buena parte del mundo permanecen cerrados y no se sabe cuando reabrirán sus puertas.

La cerveza de barril, particularmente las altamente esperadas IPA que anhelan los fanáticos de las artesanales, puede perder su identidad en unas pocas semanas. Incluso entonces, siguen siendo grano fermentado, el componente básico del whisky. Entonces, una vez que se transporta al sitio, la gerente de la destilería, Emily Harrison, puede pasar el líquido a través de alambiques de cobre, resucitándolo como un espíritu adecuado para envejecimiento en el roble.

“Nuestra ruta al mercado obviamente se ha visto afectada por la COVID, pero a diferencia del whisky, la cerveza nunca mejora con la edad”, explica Harrison. “Es lo menos que podemos hacer para ayudar a nuestros amigos en la industria y garantizar que puedan seguir elaborando las cervezas más frescas posibles”.

Esta salvación tiene sus precedentes. Durante generaciones, los agricultores han recurrido a la destilación como una forma de reutilizar los cultivos que de lo contrario se deteriorarían con las estaciones. Del mismo modo que la fruta fresca se almacena en conservas y mermeladas, las uvas se convierten en brandy y los granos en whisky. Ahora, la crisis por la pandemia de COVID-19 se está convirtiendo en camaradería, y WhistlePig tiene la intención de vender algunos de estos licores como barriles individuales de edición limitada, en conjunto con las cervecerías que los dieron a luz involuntariamente.

Miles de barriles de la cervecería checa Pilsner Urquell permanecen acumulados en su planta de Plzen, en la República Checa.

“Unos años más adelante, será una manera de conmemorar este momento en el tiempo, cuando nos unimos para ayudarnos mutuamente”, dice Kozak. “A medida que el líquido se desarrolla en el barril, trabajaremos con cada cervecera en una estrategia de envejecimiento que mejor beneficie a su cerveza específica”. Eso podría significar opciones de tonelería y acabados de barril únicos.

Sin embargo, también habrá desafíos específicos. “Hay una diferencia entre la cerveza lista para embotellar y la cerveza para destilación”, advierte Marko Karakasevic sobre el proceso. Lleva más de 20 años convirtiendo cerveza en whisky en la destilería Charbay en el norte de California. “Es una cosa completamente diferente cuando se involucra el lúpulo. Tienes muchos más aceites esenciales en solución. Simplemente tomará un tiempo a quien lo esté haciendo para afinarlos y descifrarlos”.

También está el asunto del dióxido de carbono: si no elimina el CO2 de la solución antes de la destilación, un lamentable efecto secundario puede hacer estallar su alambique. Para Karakasevic, siempre ha valido la pena el riesgo: “cuanto más sabor tenga en su cerveza, más sabor terminará en su whisky”.

La reconversión de la cerveza en whisky es la opción que están utilizando algunos productores del noreste de Estados Unidos (Shutterstock)

La reconversión de la cerveza en whisky es la opción que están utilizando algunos productores del noreste de Estados Unidos (Shutterstock)

Ya sea como alcohol crudo o whisky de alta gama, las cervezas de culto por las que esta región es conocida seguirán siendo codiciadas. “Nos metimos en el procesamiento de la cerveza más como un favor para nuestros socios cerveceros, y luego nos dimos cuenta de que probablemente haya suficiente cerveza rancia para llenar el lago Champlain”, dice Kozak. “Supongo que tendremos que seguir destilando hasta que lo superemos. Tenemos los barriles, los almacenes y el tiempo”.

Entonces las plataformas siguen rodando por la tierra. Las mangueras están listas para drenar. Pasarán al menos dos años antes de que alguien sepa qué tipo de whisky surgirá en el otro extremo, pero Kozak dice que el proceso por sí solo es terapéutico más allá del simple comercio: convertir las posibles aguas residuales en whisky pone nuestra mira en mejores días por delante. “Ciertamente siento que tenemos algo prometedor que esperar”.

Con información de Bloomberg

Te puede interesar?

La ANMAT Prohibió una Marca de Harina porque Encontraron Caca de Ratas en la Fábrica.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) informó que la planta “no …